Introducción                                                                                                   El Karso en el Mundo                                                                                             El Karso en Puerto Rico

 

    La palabra karst (alemán), término aceptado por la comunidad científica internacional, proviene del nombre de una meseta de roca caliza conocida como Kras localizada en Eslovenia y que se extiende parcialmente hasta Italia (donde le llaman carso), dónde se hizo el primer estudio científico de esta topografía en el siglo 19. El nombre es de  origen indo-europeo de karra que significa piedra y de la antigüedad que se le llamaba carusardius en Latin. Desde entonces, todas las áreas que presentan rasgos similares a esta zona son identificadas científicamente como áreas kársticas. Son aceptados los términos karst, karso y carso como sinónimos.

   

    El término karso describe a una formación topográfica distintiva producida por un proceso de disolución, en el que el agua disuelve un lecho rocoso mediante reacciones químicas. Por ende, el desarrollo de todas las formaciones kársticas requieren: (1) de la presencia de rocas que sean capaces de ser disueltas por agua (rocas solubles) y (2) de reacciones químicas capaces de disolver y corroer esas rocas (proceso de disolución).

 

    Comúnmente, las formaciones kársticas se relacionan con rocas carbonatadas sedimentarias (tal como la caliza o la dolomita), pero el proceso de disolución también puede observarse en rocas de yeso y de sal, entre otras. La geología de las regiones kársticas del mundo se caracteriza principalmente por la roca caliza. La roca caliza se formó hace millones de años cuando los sedimentos y esqueletos de organismos marinos se depositaron en el fondo de mares de poca profundidad y se solidificaron. Movimientos tectónicos posteriores elevaron esta roca caliza a la superficie y la misma quedó expuesta a la intemperie y a la acción corrosiva de la lluvia.
























 

    La roca caliza tiene la particularidad de que es soluble al contacto con agua acídica (o acidulada). Cuando la lluvia cae se vuelve levemente ácida al pasar por la atmósfera. Además, cuando esta agua entra en contacto con la materia orgánica del suelo también adquiere mayor acidez. Es así como a través de millones de años el agua va disolviendo la roca caliza creando un drenaje subterráneo que sigue las grietas en la roca soluble. El agua va dándole forma y continúa cambiando y conectando la superficie con el subsuelo, resultando en unas formaciones dinámicas y cambiantes.

 

    El karso es un sistema natural complejo que incluye, además de la topografía, la hidrología (el flujo del agua superficial y del agua subterránea), las cuevas, los suelos, la vegetación, la fauna y demás componentes naturales en una estrecha interrelación. Este sistema natural, con toda su red de interdependencia, se ha desarrollado a través de millones de años. La presencia e intervención de los seres humanos solo data de los últimos cuatro mil años aproximadamente, aunque el impacto mayor a las zonas kársticas del mundo se ha sentido en los últimos 50 años.

 

Introducción